R.I.P Loewe

Por : Redacción Superhype

Fotos : Google

Inmortal. Su viaje recién empieza

Enrique Loewe Knappe

Enrique Loewe Knappe

El día de ayer, la casa Loewe se vistió de negro para comunicar el fallecimiento de Enrique Loewe Knappe, tercera generación de la familia. Y es que a través de un comunicado de prensa, la firma española anunció el lamentable fallecimiento del nieto del fundador. 

Enrique se despide a sus 103 años de edad y carga una incomparable carrera a sus espaldas. Siempre ha sido y será siempre recordado como uno de los empresarios más importantes de España : artífice de la expansión de esta firma durante los años 50. Él se encargó de que Loewe sea vista como un icono de lujo internacional.

De acuerdo con Vogue, fue Enrique Loewe Roessberg en 1892, un alemán enamorado de España, quien se encargó de levantar un imperio que, al día de hoy, es conocido y venerado por todos. Su deseo por trabajar la piel con artesanos españoles le llevó a trasladarse a la Península Ibérica e instaurar allí su taller de marroquinería. Un legado textil que ha pasado de generación en generación. Primero, a manos de Enrique Loewe Hilton, quien se convirtió en proveedor oficial de la Casa Real. Y posteriormente Enrique Loewe Knappe (nieto del fundador), al que hoy despedimos, se hizo con las riendas en 1934.

El empresario tenía una fascinación por la creatividad y la artesanía, la cual contagiaba a todo aquél que trabajaba con él. Según informa el periódico El País, en su última entrevista con la revista corporativa de la empresa, afirmó que el principal consejo que daba a sus empleados era “ser honesto con lo que se hace, trabajar duro, evitar la rutina y renovarse constantemente”.

Loewe Knappe y su nieto

Loewe Knappe y su nieto

Sus logros son muchos, pero sin duda algunos son más memorables que otros. Fue el encargado de inaugurar la tienda de Gran Vía, la más antigua que hoy conserva la firma; de impulsar una sucesión de aperturas en nuestro país, que posteriormente conllevó una expansión internacional durante los años 50; e introducirse en uno de los mercados clave : Japón.

Sebastian Lott