El AFTER PARTY de Melissa Paredes

Por : Redacción Superhype

Fotos : Manuel Palacios Espinoza

Realización : Jose Mauricio Rosa - Perez

Viernes, 8 pm. Apenas arribo al salón donde acordamos, me encuentro con la sorpresa que ella y yo llegamos al mismo tiempo. No ha pasado ni un minuto y Melissa me saluda alegremente. La voz de televisión a la que nos tiene acostumbrado es más dulce en persona. Delicada, pero con mucha energía, ella entra de la mano de su fiel compañero : el futbolista Rodrigo “El Gato” Cubas.

Evidentemente, los rumores y las malas vibras que rondan en algunos programas no son ciertos, ellos están más unidos que nunca. Son como dos amigos que se entienden a la perfección, no hay obstáculo que no puedan vencer si es que están juntos. Así sea un problema mediático o una nimiedad mientras juegan Pokemon Go en sus respectivos celulares, ellos se ayudan mutuamente. Siempre están ahí cuando se necesitan y no dudan en demostrarse el amor que, dentro de pocos meses, formalizarán ante un altar.

El hair y make up comienza y veo cómo detrás del rostro algo cansado de Melissa, un nuevo personaje cobra vida. Hace algunas horas terminaba de ensayar para su presentación en “El Gran Show” y ahora se prepara para unas fotos de fiesta. Está más ansiosa que nunca.

Apenas terminamos, la acompaño a su carro. Entramos con cuidado, nos aseguramos que la lluvia nocturna no intente malograr el peinado y empezamos el viaje hacia una noche de elegancia pura. Paredes; ex - Miss Perú, modelo, chica reality y toda una figura renombrada de la farándula nacional no es la misma que vemos en nuestras pantallas o aquellos programas que suelen criticarla a menudo. Es simple, relajada; calmada como ella sola. Tiene buena disposición para todo y una sonrisa que resalta hasta en las noches más oscuras. 

Como dicen por ahí, “No todo lo que brilla es oro”, así que mientras ella se arregla para una fiesta de gala, ella desviste a su Melissa interior y se confiesa con nosotros. Es nuestra invitada de honor de esta noche. 

 

¿Quién es Melissa Paredes? ¿Cómo es ella?

Un show. Ella es así, le gusta llamar la atención, siempre quiere que la miren (ríe).

¿También eres así en tu día a día?

No, para nada. En la vida real soy más reservada, muy cariñosa, muy de casa. De pijamas. ¡Mi comodidad me fascina! Mientras yo esté más cómoda es mejor. He salido así a la calle muchas veces, incluso, cuando estudiaba Diseño de Modas en el CEAM iba a clases con ese look.

¿Cómo aprendiste a crear ese personaje?

Poco a poco. Uno va viendo en la tele que vende, que no vende, qué conviene y qué no. Si yo me muestro tal cual sería aburrido. La gente diría : “Es una chica normal, qué aburrido”. En cambio, es mejor si vendes un poquito de show y maldad.

¿Te consideras mala?

No, no, para nada. El “si me buscas, me encuentras” ocurre en televisión. Sin embargo, en la vida real, me buscas y me da flojera encontrarte (ríe).

Y eso ha pasado varias veces en la pantalla chica ¿No?

Casi siempre. Me gusta ese personaje fuerte, aunque igual en mivida personal también soy así. No dejo que nada me afecte, tengo una barrera : solo los míos y mi familia más cercana puede saber lo que me ocurre. Prefiero no chocarme con nadie.

Eres una mujer de armas tomar.

Sí, es cierto. Yo creo que ambos hacemos que nuestras metas y sueños se cumplan. Eso, en definitiva, es importante. Lo importante es motivarnos mutuamente.

AMOR, AMIGOS Y TRABAJO

Para algunos, esas 3 palabras significan los pilares de una vida exitosa. “Si los tienes, no te falta nada”. Sin embargo, Melissa le da un valor agregado a cada uno de estos elementos que cuida con mucho detalle en su vida cotidiana : es muy reservada en ese aspecto.

Y es que luego de pasar por relaciones televisadas, dramas y desamores en vivo y en directo; en el 2014 ella conoció al futbolista que la llevó a ligas mayores. Dicen que también ahí hay una eterna primavera, así que mientras desfilaba en la ciudad de Chiclayo, fue la protagonista de su propia historia de amor. 

 ¿Fue largo (en términos figurados) ese proceso de pasar de amigos a novios?

No lo creo. De hecho, no sabíamos que íbamos a ser pareja. Siempre fuimos amigos y nos caíamos bien. Conversábamos, salíamos y así hasta que un día Rodrigo me dio un beso. Va a sonar como trillado o muy “a lo cuento de hadas”, pero me besó y todo cambió. Vi eso que no había visto en él; eso que me había imaginado, pero no con él.

¿Esa escena es parte del show?

Para nada. Eso sucedió en mi vida cotidiana y de hecho, muy pocos saben de esta escena. Nunca me había imaginado un final feliz con él.

¿Al igual que nunca te imaginaste ingresar al mundo de la televisión peruana?

Exacto. Cuando era chiquita, siempre tuve el sueño de ser Miss Perú, de ahí quise ser actriz. Tenía ese anhelo y nunca pensé que se iba a cumplir. No obstante, lo de actriz, todavía estoy en proceso. Sigo estudiando para cumplirlo, es básico. La gente que está en la actuación merece respeto, detrás de ellos hay un esfuerzo increíble.

Ahora que tocas el tema de los actores ¿Crees que en nuestro país todavía son subestimados ante la gran demanda de realitys o programas de ese corte?

Lamentablemente, sí. Hoy por hoy, creo que la gente de la farándula es más reconocida que un actor. Lo cual no me parece, ellos tienen un talentaso que refuerzan cada día que pasa.

Y es que tú has probado de los dos mundos.

Lo mejor de estos de dos mundos. Es lindo y es una chambasa. A mí me encanta la actuación y me estoy direccionando. Recuerdo que de pequeña yo participaba en cualquier presentación de mi colegio. En bailes, obras, yo estaba en metida en todo.

¿Cómo eras en el colegio?

En el colegio era un chiste. Súper divertida, loca; ahí conocí a mis mejores amigas : Giselle y Andrea. Ellas son mis verdaderas amigas, en la TV hay muchas personas y muy pocos son mis amigos. La verdad es que son muy contaditos : Cachaza, Natalie Vertiz, Andrea Ferreyros. Y así.

¿Te ha pasado que te han apuñalado por la espalda?

No, porque nunca dejo que entren a mi entorno. De lejitos nomas. A mí me cae bien toda la gente de la farándula, pero no como para darles confianza y te traicionen. Me gusta llevarme bien con todos y eso no significa que sea amiga de todos. No me gusta hacer amigos (ríe).

Es decir, eres muy selectiva en ese ámbito.

La verdad que sí. Uno va a aprendiendo que en este mundo de trabajo hay mucha competencia. Hay que ser realistas, ellos no van a darme el pase para hacer algo si es que quieren lo mismo que yo, si tienen la oportunidad de pasar sobre mí, lo van a hacer. Así que mejor es un “Hola y Chau”.

¿Crees que muchos pasaron encima de ti cuando te criticaron por el vestido amarillo de la famosa boda del año

No, creo no. Eso es parte del show, era la idea. Por eso te digo, Melissa es un show (ríe).

EL VESTIDO DE LA DISCORDIA

Hablemos del vestido ¿Lo escogiste apropósito?

No. En realidad lo mandé a hacer junto a mi representante, nosotros queríamos llamar la atención. Y es que yo no iba a una boda normal, si era así mejor me ponía un vestido negro o rojo, sencillo y lindo. Pero no, el evento era una boda televisiva, todos la esperaban y era motivo de conversación. Si yo iba con un vestido normalito, todos iban a decir “Qué linda Melissa y pasó”. Ahí nomás iba a quedar la cosa.

¿No crees que te hubieran criticado mejor si es que ibas bien vestida?

No, porque yo no quería eso en ese momento. Yo estaba en un programa (EEG) donde había chicas que resaltaban más por el tiempo que llevaban trabajando ahí. Yo recién había entrado y quería que se hable (bien o mal) de mí. Yo soy muy competitiva.

¿De dónde sale ese espíritu? ¿Siempre te has caracterizado por ser así?

La verdad que sí, siempre lo he sido. Cuando era niña, si no ganaba, me ponía a llorar. Hacía el berrinche de la vida y me iba a mi casa molesta. Ahora no, porque uno crece y aprende. Con la madurez aprendí que no puedes ganar en todo, nada es perfecto, ni tampoco es color de rosa. ¿No? Pero de hecho, era un programa en el que yo necesitaba salir a la luz como sea. El tema tampoco era que hablen bien de mí, casi nunca lo han hecho. Pero ya me cansé un poquito. Antes hacía más cosas para que no hablen bien.

Era tu estrategia comercial.

Si, hoy por hoy, estoy en otra etapa de mi vida. Me voy a casar y el show se deja de lado. No quiero que nadie sepa de mi boda, no voy atelevisarla ni nada. Ni siquiera saben qué voy a hacer :  he dicho todas las fechas posibles, pero no son ciertas.

¿Nos cierras el telón por completo o veremos algo por ahí?

Para nada, pero no quiero que la ceremonia sea televisada. Si nosotros compartimos fotos en nuestras redes sociales, es porque queremos que nuestros seguidores las vean y sepan de este momento tan grande. Todo queda ahí. No quiero que en los programas se sienten a juzgar ese día tan importante para mí. “Que el catering, las luces, invitados, etc.” No quiero que juzguen lo que hemos elegido. Es algo muy privado, íntimo y de dos : es como soy yo en la vida real.

Por último, ¿Melissa Paredes seguirá siendo la misma persona post matrimonio?

No. Yo creo que ya cambió, ya se puso el velo por adelantado (ríe). Hay personas que te cambian desde el momento en que las conoces y una de ellas es Rodrigo. Antes, a mí me importaba solo la tele, no pensaba en los demás. El hizo que sea más sensible, susceptible. Sin embargo, yo me mantengo fuerte. Para armar una familia debemos ser así, y creo que él y yo lo somos. Cabe aclarar, una cosa es la fortaleza y otra es andar por el mundo sin que nada te importe. Eso ya cambió bastante.


En Portada : Melissa Paredes

Fotografía : Manuel Palacios Espinoza

Modelo : Igor Berezin

Styling y producción : José Mauricio Rosa - Pérez

Asistencia : Sebastian Lott, Yahaira del Águila y Liliana Vílchez

Make Up & Hair : Masters of Hair

Agradecimientos : Sandybelle Maldonado, Angora Producciones, Casa Privat, Steve Madden (Perú), Fukcia PR e Isidra

Sebastian Lott