Opinión: Propuestas frescas y nuevos referentes.

 

Por Andrés Bouby

Coordinador Editorial para Perú de Superhype Magazine

 

La industria de la moda en el Perú ha tenido sus altibajos en las últimas 2 décadas. Una serie de diseñadores nacieron, otros perdieron vigencia y unos, desaparecieron. Lo mismo va para las marcas y otros entes de la cadena de producción que hacen a este sector, uno de los más cambiantes en nuestro país.

Hemos escuchado a lo largo de los años que, en moda, un día estás y el otro no. He ahí la importancia de mantenerse siempre vigentes, realizando nuevas propuestas o reinventando las ya existentes. En nuestro país, los diseñadores tradicionales han podido emprender debido al respaldo económico generado tras largos años de trabajo o de sus familiares.

Es claro y evidente que, un profesional de este rubro va a tener que contar con los medios económicos suficientes si va a querer emprender un negocio propio y que el mismo, de la talla para poder posicionarse en el mercado local y global.

La problemática de los nuevos diseñadores

Actualmente, son pocos los programas sociales que permiten democratizar el profesionalismo de la moda en nuestro país, siendo el más destacado "Beca 18", impulsado por el Estado que beneficia a cientos de jóvenes dándoles el acceso a las mejores instituciones mediante becas.

La historia no acaba ahí. La mayoría de egresados, no cuentan con los fondos necesarios para producir una colección entera, pagar el fee e ingresar a alguna de las pasarelas nacionales, en búsqueda de compradores, exposición entre los asistentes y rebote en medios, gracias a la prensa, nacional e internacional, que asiste a estos eventos. 

Empoderemos a nuestros nuevos talentos

Año a año, vemos diseñadores estancados en sus propuestas, brindando más de lo mismo. Son pocos los que realmente destacan y han podido asistir a pasarelas internacionales, pero ninguno con un posicionamiento o visión global. A esto hay que sumarle la clara decadencia de la semana de la moda en nuestro país. La afluencia a esta clase de eventos solo está en picada. Son los nuevos talentos por quienes debemos apostar, jóvenes profesionales que bajo una formación fresca y renovada permiten que la industria mejore. 

LIFWeek, PerúModa y Expotextil son las que más éxito han tenido en mostrar el talento peruano a nivel global, ayudando a la profesionalización del diseñador, su creatividad y el producto final que se expone, temporada a temporada, año a año, en sus reconocidas pasarelas.

Sí, es cierto que actualmente están permitiendo que jóvenes diseñadores, tras un proceso de selección, puedan acceder a las mismas. Sin embargo, las vacantes son muy limitadas. De diez diseñadores, solo dos o tres son nuevos y solo se quedan por esa fecha. Y los premios que brindan, ganan los diseñadores tradicionales que sí cuentan con las posibilidades económicas de costear dichos estudios en el extranjero, en vez de los nuevos talentos. No tiene sentido alguno.

Una nueva propuesta

Desde este medio digital apostamos y creemos en el talento joven. Siempre incentivamos a los fotógrafos, diseñadores y marcas independientes, para que utilicen este espacio virtual para exponer sus trabajos. Reiteramos, las puertas de esta revista están abiertas.

Creemos que si los privados se organizaran, dejaran sus diferencias de lado y superpusieran como interés común, el posicionar la moda peruana en el calendario anual de la industria en el mundo, se podrían lograr grandes avances. Nuestra propuesta parte por la creación de pasarelas que reúnan los mejores talentos de las distintas escuelas de moda. Algo como el Graduate Fashion Week que existe en el Reino Unido.

La unión hace la fuerza. Somos un país pequeño con grandes oportunidades. Los nuevos talentos son el futuro de la moda de nuestro país.

Redaccion Superhype